TIPO DE INSTRUCCIÓN Y MOTIVACIÓN

​​Actualmente, muchos entrenadores tienen acceso a encóders lineales y acelerómetros que les permiten conocer al momento la velocidad a la que los deportistas desplazan la barra cuando entrenan con resistencias.


Sabemos, desde hace tiempo, que desplazar la barra a la máxima velocidad posible independientemente de la carga que se esté levantando es fundamental para conseguir incrementar la fuerza. ​​


Cuando podemos conocer la velocidad de ejecución, además de poder llevar un control más exhaustivo del entrenamiento, podemos utilizar esa información para dar un feedback que fomente la motivación.


​​De hecho, a la hora de dar la instrucción sobre cómo realizar el ejercicio, podríamos utilizar la velocidad de ejecución de la fase concéntrica como el principal objetivo a conseguir en cada repetición. Por ejemplo, le podemos decir: “intenta alcanzar la velocidad de 1m/s”.


INVESTIGACIÓN: ​ Hace poco, publicaron una investigación donde compararon diferentes instrucciones a la hora de realizar el ejercicio: ​​- una de ellas era alcanzar una velocidad específica (en este caso 1m/s) ​- la otra es la que tradicionalmente se ha utilizado más que es “realízala lo más rápido posible”.


CONCLUSIONES: ​​En este caso, cuando se les planteó un objetivo específico y desafiante relacionado con la velocidad de ejecución, pudieron alcanzar mayores velocidades que cuando se les indicó que levantaran “lo más rápido posible”.


​​Además, otro dato curioso de la investigación, fue que a pesar de alcanzar velocidades más altas cuando se les instruyó con un objetivo de velocidad, el rendimiento posterior en una prueba de RM no se vio afectado.


¡No te pierdas este vídeo!






Posts
Posts recientes
Búsqueda por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square