Lesiones deportivas I: el dolor es una decisión del cerebro

Este artículo está orientado tanto a profesionales de la salud (médicos, fisioterapeutas, entrenadores) como a deportistas, una aproximación de cómo la neurociencia ha descubierto que el dolor no es sinónimo de daño estructural, sino una decisión del cerebro.





La comprensión completa y la solución del dolor es compleja, ya que puede estar influenciado por múltiples causas: alteraciones neuromecánicas, creencias, emociones, influencias externas…

Este blog va a ayudarte a cambiar tu propio paradigma sobre el dolor y como superarlo tras una lesión deportiva.



DOLOR:

CONOCERLO PARA SUPERARLO

“El hombre es enemigo de lo que ignora” Proverbio Árabe.


El dolor en sí no es el enemigo, sino el que desconozcamos sus causas para entenderlas y superarlas. El dolor es una emoción, una alarma del cerebro que se despierta en situaciones de potencial amenaza para tus sistemas (1; 2; 3; 4). Es común que muchos de los deportistas sufran dolor, pérdida de fuerza y movilidad a pesar de que sus tejidos se hayan recuperado.




Por esta razón ante la pregunta:

“¿Cuál crees que es la causa de tu dolor?”

En la mayoría de los casos, la respuesta del deportista suele ser:

“Porque tengo algún daño en mi estructura (huesos, ligamentos, músculos…)”




Si haces la prueba con la mayoría de la sociedad, profesionales de la salud o no, seguramente te responderán lo mismo. Realmente el dolor no es sinónimo de un daño estructural.



Dolor. Lesiones.


DOLOR: UNA DECISIÓN DEL CEREBRO


Tradicionalmente hemos creído que el proceso del dolor podía resumirse del siguiente modo, se produce un daño en un tejido, y entonces unos receptores denominados nocioceptores envían una señal de dolor al cerebro.


Esto realmente es un planteamiento erróneo y simplificado del dolor, pudiendo derivar en tratamientos incorrectos y excesivamente simplificados tras una lesión.


recuperacion de lesiones


Los receptores nocioceptivos son los receptores que envían información cuando existe una potencial amenaza en los tejidos. Pero la señal nocioceptiva no es la que provoca el dolor como se cree comúnmente. Es el cerebro quién procesando toda la información recibida toma la decisión de encender las alarmas de dolor. Pueden existir señales nocioceptivas, daños en tejidos, y que el cerebro decida que no existe una amenaza (dolor).



La neurociencia del dolor hace tiempo que ha demostrado que:

  1. La nociocepción no es lo mismo que dolor.

  2. El dolor se activa desde el cerebro.

  3. El dolor no implica necesariamente un daño en los tejidos.

  4. El dolor no es negativo, es un sistema de alarma necesario.




EL DOLOR ES REAL

Como plantean dos de los mejores especialistas de Neurociencia del dolor, Butler y Moseley (1), que el dolor sea una decisión del cerebro no quiere decir:

  1. Que no sea real.

  2. Que sea