El dolor no es sinónimo de daño en los tejidos


En la mayoría de la sociedad asociamos el dolor a haber sufrido un daño en los tejidos, en ocasiones puede ser un desencadenante para que el cerebro decida activar las alarmas de dolor, sin embargo la neurociencia ha demostrado que:

  • Que sientas dolor, no implica que existan daños en los tejidos.

  • El dolor no es proporcional al tejido dañado.



Especialista Prevencion Rehabilitacion Lesiones Deportivas Salud Deportiva


El objetivo de este artículo divulgativo es que comprendas que dolor depende de tu cerebro, mejorar los procesos de recuperación al comprender que, asociar el dolor y su intensidad a un daño estructural, es una creencia errónea. El artículo está dirigido a:

  • Deportistas y pacientes con dolor.

  • Profesionales de la salud o de la actividad físico-deportiva, que puedan querer obtener conocimientos sobre neurociencia del dolor, hasta compartir información divulgativa con sus pacientes o deportistas.


Dolor en diferentes escenarios


Asociar dolor a un daño estructural es una creencia errónea que puede afectar a tu proceso de recuperación. Los padres de la neurociencia del dolor actual, Wall y Melzack (1), descubrieron que asocies el dolor a un daño estructural o patología, puede incrementar tu dolor. Después de haber leído los dos artículos anteriores, ya sabes que el dolor es una alarma de protección de tu cerebro (2), sucediendo alteraciones más importantes en tus mapas cerebrales y no en los tejidos.

Los investigadores neurocientíficos conocen que el dolor no es sinónimo de daño estructural, sino una decisión del cerebro, al analizar situaciones como:

  • Dolor de miembro fantasma.

  • Dolor sin daño estructural.

  • Dolor con daño estructural.

  • Dolor a pesar de que la estructura se haya recuperado.

recuperación de lesiones


Dolor del miembro fantasma



Los pacientes con el síndrome del miembro fantasma aseguran sentir dolor en el miembro que está amputado, por tanto en una estructura que ya no está. Si el dolor es sinónimo de un daño estructural, ¿cómo sienten dolor en una estructura que ya no existe?

“La razón se da en el cerebro”: Como puedes ver en el siguiente vídeo el prestigioso neurocientífico Ramachandran explica como el cerebro decide provocar dolor, y como “engañando” al cerebro mediante la terapia de espejo puede reducirse esta decisión del cerebro.








Sin duda el ejemplo del miembro fantasma es el mejor para entender el concepto del cuerpo virtual (2). Como vimos el cuerpo real de la persona sería la parte física, como el hardware de un ordenador, por ejemplo una persona con la pierna amputada. Sin embargo en su cerebro mantiene la representación de su pierna, es decir el software. En siguiente vídeo puedes ver como el cuerpo virtual puede diferir del cuerpo real (2).




El cuerpo virtual, no siempre coincide con el cuerpo real. Es por ello que puedes sentir dolor (cuerpo virtual) sin necesidad de que haya alteraciones a nivel estructural (cuerpo real). Tanto en el caso de la persona de la mano de goma, como de la terapia de espejo, los mapas cerebrales de la visión, que son de los más influyentes del cerebro (3), generan una nueva representación del cuerpo virtual que les ayuda a superar el dolor.





Sin dolor a pesar de un daño estructural